En el actual entorno económico, tan competitivo y desafiante, disponer de información en tiempo real que contribuya a facilitar el proceso de toma de decisiones resulta indispensable. Por eso, hoy queremos hablaros de los principios generales del reporting financiero, un informe necesario para una buena gestión de la empresa.

El reporting financiero no es más que un documento que se genera periódicamente y que incluye los datos contables relevantes de una empresa, presentados de tal forma que ofrece una visión real de la situación y, por lo tanto, que sirve para tomar decisiones de forma rápida y precisa.

Generalmente, refleja las partidas de ingresos y gastos como información de base, estructuradas por líneas de negocio, y las desviaciones con respecto al presupuesto fijado al inicio del ejercicio. A su vez, es una herramienta que sirve para comparar resultados económicos con respecto a años anteriores y para deducir la tendencia en un futuro inmediato.

La calidad con que se haya realizado y su ajuste a la realidad, además de su fácil comprensión y accesibilidad por parte de personas no acostumbradas al lenguaje financiero, resultan aspectos fundamentales. El valor de un buen informe repercute directamente en una puntual y acertada toma de decisiones.

Por lo tanto, se trata de una herramienta básica para la buena marcha de la empresa y de cada uno de sus departamentos. Éstos podrán guiarse por los datos reflejados en el informe y llevar un buen control y seguimiento en el cumplimiento de objetivos.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies