La función de tesorería consiste en la adecuada administración de los flujos de efectivo, de los cobros y pagos de una empresa o entidad. Si se producen déficits de tesorería hay que preverlos y atenderlos con instrumentos de crédito, préstamo, descuento u otras aportaciones de fondos. Lo mismo que los excesos de recursos, que hay que procurar rentabilizarlos mediante las adecuadas inversiones financieras o la negociación de pronto-pagos con acreedores.

El control de tesorería es el proceso continuo de prever, atender y controlar los cobros y pagos de manera que éstos se hagan en forma y plazo, sin errores de importe o concepto, duplicidades ni fraudes.

Cada vez más las empresas tienden a externalizar todos aquellos procesos que les ayuden a concentrar su estrategia de negocio. En el ámbito de la tesorería esta moda no ha quedado atrás y cada vez son más las herramientas desarrolladas para éste fin.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies